Blog de los alumnos de 2ºD (primaria) de la Facultad de Ciencias de la Educación (Córdoba)

Archivo para la Categoría "Críticas facultad"

Nuestra gran plastilina bajo cráneo.

Si pudiéramos retroceder doscientos mil años y traernos un niño al siglo actual le bastaría pocos días para acabar jugando a la consola como cualquier joven o infante de nuestro siglo.

Del mismo modo cualquiera de nosotros podría volver al pasado con los parientes de ese niño y sorprendernos al poco cazando mamut o haciendo fuego chascando piedras.

 Por lo que he podido descubrir , el cerebro humano no ha evolucionado , es el mismo de hace miles de años pero viene dotado con todos los accesorios que va a necesitar, como si fuera una gran caja de herramientas que le permite ir adaptándose a las distintas situaciones nuevas.

 En eso somos muy diferentes al resto de animales, los pájaros por ejemplo instintivamente pueden hacer un nido, y es que nacen con una serie de conocimientos digamos inscritos en sus genes. Sin embargo los seres humanos nacemos con vacíos de información como si de un recipiente nuevo se tratase pero eso sí, con una mayor capacidad para aprender y rellenar ese espacio previo, y para aprender y desarrollar nuestra inteligencia necesitamos estar en sociedad, lo que facilita que el cerebro actual y el de hace miles de años, se adapten a los cambios del entorno, es que conviven con otros cerebros. Somos cerebros sociales

 ¿ Por qué escribo ésto?  Bien, con sólo mirar a alguien hacer algo, tú puedes aprender a hacerlo también y si intentas imitar lo que el otro está haciendo, entonces aprendes más deprisa…¿ Habría que intentar aplicarlo a la educación entonces? La práctica mental es eficaz, ya que si nos imaginamos haciendo algo puede influir en nosotros a la hora de realizarlo, una influencia sutil pero significativa.

 Ya podríamos tener en plena Facultad de la Educación más ejemplos espejos donde poder sentirnos reflejados diariamente de un sentido docente y tener menos munición vocal de una hora y poco de duración con presentaciones distrayentes.

Anuncios

LA VIDA SE ABRE PASO

Llevamos semanas viviendo prácticamente en la facultad por tener que trabajar en grupo . Por ello me ha sorprendido gratamente que para más de uno sea también su casa.

Conocemos a Bobby y lo queremos como perro de nuestra faculta; también sabíamos de la existencia de las palomas y que están revoloteando todo el día . Éramos conscientes de que viven aquí pero no sabíamos hasta cuánto.

Ahora hace sus nidos entre la doble ventana. Es una manera de ver, que aunque estemos todo el día aquí dentro, la vida fuera de aquí sigue su ritmo. Creo que debemos de valorar lo que tenemos y al menos, alegrarnos de las pequeñas cosas que nos ofrece la vida; como por ejemplo poder observar tan de cerca un nido de paloma con un huevo en la clase 20 de nuestra facultad.


El sentido de las recuperaciones

Escribo este comentario para ver el sentido que tiene la recuperación de una asignatura.

Dada mi ausencia durante 3 semanas, la profesora hizo 3 pruebas de seguimiento durante estas semanas, las cuales tienen una valoración de 1 punto cada una ( 3 en total sobre la nota final), más 1,5 de asistencia, más 1,5 de exposición; con lo cuál el examen son 4 puntos sobre la nota final. Debido a esto mi nota total podría ser un 5,5 máximo ( suponiendo que la exposición la hagas perfecta y en el examen saque un diez).

Debido a esto le comento a la profesora, que si en la recuperación de junio podría hacer las 3 pruebas anteriores (dado que tales son como un examen), su respuesta fue que no, solo se recupera el examen.

Mi pregunta para que opineis es la siguiente: ¿Se deberían hacer la recuperación de las 3 pruebas en junio?

En busca de una solución

Durante una clase del pasado viernes utilizamos los portátiles para el desarrollo de una práctica. Mientras realizaba el trabajo junto a mis compañeras de grupo me quedé sin batería y puesto que sólo disponíamos de dos enchufes en toda la clase, y ambos estaban ocupados, tuve que apagar el ordenador interrumpiendo mi trabajo. Ante dicha situación, quiero hacer una llamada de atención con esta entrada con el objetivo de que se solucione este problema lo antes posible, a poder ser antes del inicio de un nuevo curso.

Pero de todo esto, destacar el hecho de que en los pasillos se dispone de más enchufes que en las propias clases. ¿ Alguien puede entender esto?

Puesto que nuestras baterías no son interminables esperemos, por nuestro bien, que se le busque una solución rápida.

Finalmente aquí os dejo una imagen del único enchufe que hay en una de las aulas.

Una sorpresa…

El pasado día nueve en el aula de nuevas tecnologías dos, a las once y dieciocho de la mañana recibimos una sorpresa. Hasta ahora sabíamos que la limpieza y el orden es todavía una tarea pendiente por parte de todos y todas en la facultad, pero hasta cierto punto. A veces las cosas se nos pueden olvidar, pero una cosa es olvidarse de algo y otra muy diferente es esconderla a conciencia. De este modo, alguien decidió que era una buena idea no solo no tirar una bolsa de fritos a la papelera, sino que además tenía que esconderla debajo de un teclado de ordenador, de tal modo, que su “bello” y cívico acto quedara solo entre el teclado y él/ ella. La verdad es que a estas alturas no pensábamos que estas cosas podían seguir sucediendo, pero sí. Con estos actos dejamos mucho que desear, denotamos un carácter infantil e incívico.

 

Como futuros maestros y futuras maestras, no imagino el estupendo ejemplo que damos haciendo estas cosas  que no tienen sentido, porque no solo es que nuestra facultad dispone de bastantes papeleras, sino que tiene contenedores de reciclaje, lo cual es el colmo del colmo. Pero la cuestión ya no es solo reciclar y dejar las clases y pasillos limpios, es que parece que no pensamos en los demás, en que después de tirar o ensuciar algo alguien lo tiene que recoger, y vale que las limpiadoras tengan que trabajar, lo que no es normal  es que tengan que pagar las consecuencias de inconscientes que carecen de respeto y que se creen en el derecho de llevar a cabo tales actos.

Desde luego, si querían sorprendernos lo han conseguido, y nada más ni menos que en la asignatura de Convivencia escolar. Esperamos que cuando vayamos a volver a coger los ordenadores no decidan obsequiarnos con semejantes regalos, porque para sorpresas ya tenemos las notas de los exámenes.

 

Nube de etiquetas